martes, 6 de diciembre de 2016

Oh Sahara…
  
Hoy que mis manos sienten por primera vez tu piel la cual es suave como las nubes y arrogada como el mar, con un color que hasta la fruta más hermosa tiene envidia, con un olor que evoca la grandeza de lo que eres un gran milagro.

Al ver tu rostro veo la perfección hecha mujercita no solo tu piel hermosa, sino esos labios que ni Blanca Nieves pudo tener, esos ojos que aunque aún no abres traen el cielo a la tierra, esas mejillas que esconden esa hermosa sonrisa que ilumina la habitación.

Escuchar como llamas mi atención y esas ganas de protegerte de todo mal que en este instante siento cuando por primera vez escucho tu voz 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario